lunes, 12 de octubre de 2015

Discurso de Kim Jong Un pronunciado en desfile militar y manifestación multitudinaria de pyongyangneses

Camaradas y amigos:

Por su trascendencia y destacados elementos ideológicos y políticos, publicamos íntegramente el discurso del camarada Kim Jong-Un, Primer Secretario del Partido del Trabajo de Corea (P.T.C), con motivo del 70° Aniversario de su fundación.


Para los comunistas, revolucionarios y luchadores sociales, la heroica historia de los 70 años del P.T.C. es una fuente permanente de enseñanzas que nos permite avanzar tras el triunfo de la lucha por la independencia, soberanía y el socialismo.


Secretariado Político 
Partido Comunista Chileno (Acción Proletaria)
11-10-2015

domingo, 11 de octubre de 2015

Por un Gobierno Patriotico Popular (Texto)

Esta gran tarea cae en los hombros de los millones de hombres y mujeres, de los trabajadores y pueblos que quieren un Chile digno, soberano y próspero. Es por esto que desde el PC(AP) estamos comprometidos con esta noble labor de llevar a Chile hacia la reafirmación soberana de los pueblos, expresada en un Gobierno Patriótico Popular que apunte a la segunda independencia de la Patria.

¡TODO PARA CHILE, CHILE PARA EL PUEBLO!

Secretariado Político del Comité Central
Partido Comunista Chileno (Acción Proletaria)
PC(AP)



VER POR ISSUU


DESCARGA DEL DOCUMENTO: POR UN GOB. PATRIOTICO POPULAR

viernes, 11 de septiembre de 2015

Mini documental: A 42 Golpe Fascista del 11 de Septiembre de 1973


En el marco de los 40 años del golpe militar fascista de 1973, nuestro Partido, el Partido Comunista Chileno (Acción Proletaria) PC(AP), presenta este pequeño documental como una forma de contribuir al análisis de los acontecimientos históricos y la respectiva enseñanza y correcta proyección del trabajo revolucionario. El material que se entrega pretende reforzar una apropiada visión, desde el Marxismo-Leninismo, sobre el período de la "Unidad Popular", sus orígenes político-ideológicos y el como todo aquello desembocó en los acontecimientos del golpe militar fascista el año 1973.


Es deber de nuestro Partido entregar a las masas en general y a la izquierda en particular, los elementos necesarios para nunca repetir un régimen de estas características, sino que muy por el contrario, avanzar hacia un gobierno democrático, popular, soberano y luego hacia el Socialismo.


Es por esto, que el PC(AP) llama a honrar la memoria de los caídos, de los desaparecidos, de los mártires y de los que combatieron al pinochetismo no mediante llantos y lamentaciones, sino que tomando las justas banderas que nuestros héroes del pueblo cargaron en su momento y por las cuales dieron la vida.




miércoles, 12 de agosto de 2015

La necesaria y totalmente posible refundación de Chile: ¡Tarea de cientos de miles, de millones de habitantes de Chile!

Eduardo Artés Brichetti
Primer Secretario
Partido Comunista (Acción Proletaria)
PC(AP)
Hoy no existe área del desenvolvimiento económico, sea este industrial, extractivo, de servicio u otros que no esté en manos del capital imperialista.

Según estimaciones conservadoras, cerca del 90% del capital empresarial está directa o indirectamente en manos imperialistas, estas van desde la banca pasando por los fondos de pensiones y de salud (AFP, ISAPRES), diversos niveles de la gestión (o negocio) educativo, desde la enseñanza básica, media y universitaria y/o superior, construcción de viviendas, funciones policiales o de “seguridad”, empresas de transporte de valores, público, de carga aérea, terrestre y marítima, cárceles privadas, puertos, etc. etc.

Todo lo cual acompaña la explotación y apropiación por parte del capital extranjero imperialista, de los recursos naturales como el cobre, litio, bosques, ríos, mares, etc.

La realidad da cuenta de un cuadro dantesco que dibuja, hasta donde Chile, hoy por hoy, NO es independiente y, por el contrario, es una importante fuente de riquezas de las metrópolis imperialistas, particularmente del imperialismo yanqui.

La oligarquía criolla funciona, se mueve y engorda como un apéndice del capital imperialista, por lo cual, ninguna de sus expresiones políticas (todas neoliberales), la “alianza” (UDI-RN y colgajos) y la “nueva mayoría” (PS-PDC-PR-PC-PPD y satélites) son, en estricto sentido, representantes de Chile, de los trabajadores y pueblos que habitamos el país, por el contrario, son SIRVIENTES del capital extranjero, a ellos sirven y se someten.

Esto explica el grado de descomposición y fraude en que viven y realizan sus gestiones desde el gobierno, parlamento, municipalidades, etc.

El venderse y colocarse bajo el imperialismo es un acto de profunda corrupción, y marca a fuego, para siempre a quienes lo hacen, y los coloca, sin vuelta atrás, en la vereda de los enemigos de los pueblos y trabajadores de Chile.

Las amplias mayorías coinciden que es necesario la superación social y estatal de Chile, que la corrupción al por mayor, que cruza a todas las reparticiones estatales, junto a las aberrantes desigualdades sociales (Chile es hoy uno de los países con mayor desigualdad social del mundo), ya no sólo irrita y tiene en el descrédito a los neoliberales, sino que reclama su superación estructural, de fondo.

Las movilizaciones y luchas diversas en intensidad, formas y componentes lo demuestran a gritos, al respecto estimamos que son del todo necesarios los siguientes elementos, para lograr los objetivos de una Asamblea Constituyente Auto-convocada y un Gobierno Patriótico Popular:
  1. Desenmascarar la falsa división introducida en el seno de las masas populares del país por los neoliberales de la “alianza” y la “nueva mayoría”. Ambas agrupaciones neoliberales y pro-imperialistas son contrarias a los pueblos y trabajadores de Chile, tanto cuando concuerdan o entran en diferencias.
  2. Producir la más amplia unidad, integración y movilización en todo sentido, de quienes formamos parte del país, sin sectarismos ni razones subalternas, sólo deben quedar fuera aquellos que tengan las manos manchadas de sangre popular, aquellos que actúan como agentes de los imperialistas y grandes explotadores.
  3. Impulsar las diversas formas de lucha popular (huelguista, callejera, ideológica, cultural e incluso electoral, cuando la circunstancia lo aconseje), siempre colocando el centro en la masividad, que la misma sea un elemento integrador y de atracción para las mayorías del país.

Hay que valorar a las personas no por el pasado político, por haber sostenido tal o cual postura política errada e incluso anti-popular, lo que importa es cómo reacciona frente al combate por la refundación de Chile, Patria nueva, por un Gobierno Patriótico Popular.

La consecuencia, valentía y entrega en el combate por la superación social, la soberanía popular y estatal debe ser el punto principal de unidad y valorización en el seno de los trabajadores y pueblos de Chile.


La lucha para lograr las transformaciones que exigen los tiempos, que demandan los trabajadores y pueblos, es de grandes proporciones, enfrenta a enemigos imperialistas poderosos que saquean y corrompen el país, que súper-explotan a la clase obrera y masas populares.

Es imprescindible movilizar a cientos de miles, a millones de habitantes del país, sin lo cual NO habrá refundación de Chile, Patria nueva y menos, por cierto, SOCIALISMO.






miércoles, 22 de julio de 2015

Por un Gobierno Patriotico Popular ¡TODO PARA CHILE, CHILE PARA EL PUEBLO!

El diverso malestar de los pueblos de Chile en general y de los trabajadores en particular se debe al insostenible modelo de explotación neoliberal basado en el abuso patronal, la injusticia, el saqueo y desigualdad de los ingresos hacia quienes conformamos la mayor parte de la población, es decir, los trabajadores, los jubilados, los pobladores y los estudiantes, independiente de nuestro pueblo de origen. Este descontento se expresa en los altos niveles de rechazo a los gobiernos antipopulares de turno y de toda la institucionalidad, ambos hundidos en la corrupción, el cohecho y una costumbre de gobernar para la élite empresarial. Estos últimos, que numéricamente son muy pocos, viven en una burbuja de fortunas y lujo desmedido. Estos son los banqueros, los grandes empresarios, los socios imperialistas de los explotadores criollos, los especuladores de la bolsa y los políticos preocupados de trabajar por intereses propios y de Potencias Extranjeras; principalmente de los Estados Unidos, lo cual se traduce en despojar a las verdaderas mayorías de este país de sus derechos fundamentales como la educación, salud, vivienda, trabajo, medio ambiente, transporte público, pensiones, alimentación, etc. Obligándonos a vivir en condiciones cada vez más deplorables, lo cual solo se camufla por efecto de los altos niveles de endeudamiento bancario con las casas comerciales y por todo los medios privados y Estatales de desinformación masiva que se esmeran en llevar el foco de atención a otro lado.

Toda esta realidad descrita anteriormente, está sustentada legalmente en la Constitución Política de Chile, redactada por el Régimen Fascista Cívico-Militar en 1980 y en todas las gestiones a favor del neoliberalismo que hicieron todos los gobiernos de turno, desde la Concertación (Hoy Nueva “Mayoría”) hasta la “Alianza por Chile” (los viejos y reciclados pinochetistas). Para quienes aún se les hace ajeno escuchar el término “Constitución” cabe explicar sin mayor tecnicismo o complejidad, que es la Madre de todas las leyes, de todos los derechos y deberes que son ejercidos en las fronteras nacionales de un país determinado. En este país la Constitución de 1980 fue creada en un escenario dictatorial y anti-democrático, en un régimen fascista que llevo adelante la violación sistemática de los Derechos Humanos, la muerte, tortura, represión, negando toda posibilidad a los amplios sectores sociales de opinar, de proponer, discutir y de decidir. Continuando con lo anteriormente descrito, esta Constitución que nos rige hasta hoy fue hecha por un puñado de neoliberales en beneficio de los grandes empresarios, de militares fascistas, capitales extranjeros y de toda la nueva élite que hoy nos gobierna. Por lo expuesto es fácil concluir que esta Constitución Política de 1980 es totalmente ilegitima, anti-democrática y poco representativa del Chile popular actual.


LA ASAMBLEA CONSTITUYENTE Y LA ACUMULACIÓN DE FUERZAS TRAS EL CHILE NUEVO

Si reunimos los dos elementos anteriormente expuestos, señalaremos que la Asamblea Constituyente Autoconvocada, por una Nueva Constitución Política para Chile es el comienzo del camino para empezar a revertir esta situación, en donde nuestro país lleno de gente esforzada, trabajadora, inteligente y que ama su tierra debe tener todos los derechos garantizados, una Nueva Constitución que sea verdaderamente democrática, legitima, representativa, discutida y aprobada por las mayorías de este país, por los trabajadores y pueblos de Chile, que ponga en el centro la resolución concreta de las demandas sociales fundamentales, como de igual manera que comience a cambiar las bases económicas de Chile, para impedir de ese modo que el Neoliberalismo siga destruyendo a las personas y al medio ambiente de nuestro país, tan necesario para la subsistencia de todos nosotros.

Pero ¿De qué se trata la Asamblea Constituyente Autoconvocada?
  1. La Asamblea Constituyente Autoconvocada redactará una propuesta de Nueva Constitución Política para el país, donde las reivindicaciones, intereses, aspiraciones y demandas históricas de los pueblos y trabajadores de Chile serán recogidas en forma de leyes que asegurarán una vida digna, fruto del proceso amplio de participación de los sectores sociales, asambleas territoriales, comunales, sindicales, medioambientales, estudiantiles, poblacionales, de los pueblos originarios, trabajadores, etc. Definiendo una nueva lógica de relación política y económica del Estado y el Gobierno con los pueblos de Chile, creando las nuevas bases jurídicas e institucionales para garantizar el desarrollo y la justicia social para todos.
  2. La Asamblea Constituyente, para que realmente tenga un carácter Patriótico Popular, debe nacer de la movilización y de la más amplia discusión de aquellos sectores que buscamos un cambio en benéfico de las mayorías, es decir, desde los trabajadores y usuarios de la salud, los trabajadores del arte y la cultura, los estudiantes y los docentes, de los diversos sindicatos tanto por empresa cómo por rama productiva o de servicio, los pobladores, los pueblos originarios, de los pequeños y medianos empresarios; de los campesinos, pescadores artesanales, etc.
  3. Por Autoconvocada se entiende que los trabajadores y pueblos de Chile obligan a las autoridades de turno (Para la legislación chilena el Presidente de la República y el Parlamento) a reconocer una Asamblea Constituyente que sea vinculante para todo el país, por tanto valida y respetada por todos los poderes del Estado.

La Asamblea Constituyente Autoconvocada de los trabajadores y Pueblos de Chile debe ser una Asamblea Nacional de miembros democráticamente electos, representados proporcionalmente en la Asamblea en torno a la población que voto por ellos a nivel nacional; esto como una síntesis del proceso amplio de participación popular, conformado de las diferentes propuestas de listas constituyentes (Listas compuestas, por ejemplo: por más de 100 personas integrantes como base para respaldar a tal Miembro a elección de la Asamblea Nacional con su propuesta constituyente respectiva) donde todos sean representados. Estos asambleístas redactaran una propuesta para una Nueva Constitución que será puesta en discusión ante las masas populares en aquellos temas de menor acuerdo, y que una vez finalizado el proceso, se someterá a un Plebiscito Nacional. Es de este modo que proponemos construir una Nueva Constitución Política, en base a la participación y movilización popular para que así se asegure su cumplimiento. Con esto buscamos que no sea una "comisión de expertos" ni el anti-popular y poco legitimo gobierno, ni el parlamento neoliberal y corrupto que en conjunto han servido a los intereses de los grandes empresarios nacionales y extranjeros, velando solo por los intereses de una minoría ajena a nuestros problemas, quien se haga con las facultades constituyentes.

Es por eso que los comunistas, desde el Partido Comunista Chileno (Acción Proletaria) PC(AP), planteamos que importante forma de llevar adelante un Proceso Constituyente debe ser garantizado en sus tiempos, formas y contenido por la movilización popular. Así mismo tenemos claro que los viejos parlamentarios neoliberales han sido, son y serán incapaces de aplicar la legislación si no es en beneficio de las potencias imperialistas y de los grandes empresarios nacionales y extranjeros y de ellos mismos, por lo cual reafirmamos que ellos están negados moralmente para decidir sobre una Asamblea Constituyente en representación de las demandas de los pueblos y trabajadores de nuestro país.


El Nuevo Gobierno Patriótico Popular: Sus Ejes y Tareas Principales

De la Asamblea Constituyente Autoconvocada debe nacer una Nueva Constitución Política que haga válidas las reivindicaciones que emanan desde los trabajadores y pueblos de Chile. Ello conducirá a los anhelos de la población que busca la construcción de un Nuevo Chile (en relación directa con la movilización, discusión y apoyo de masas) hacia un Gobierno Patriótico Popular que asegure los derechos y deberes de los pueblos de Chile en base a un programa de desarrollo e independencia nacional.

Pero ¿Qué es un Gobierno Patriótico Popular?

  1. Por Patriótico se entiende a un Gobierno que pone los intereses de los pueblos de Chile, de los diversos sectores que lo componen, en el centro, fomentando el desarrollo nacional mediante una economía independiente, una política soberana y un proyecto de refundación de la Patria, elevando el nivel de dignidad de los pueblos y trabajadores, reorientando el objetivo, funciones y características de las Fuerzas Armadas y de Orden, pues sin un proyecto que resguarde los intereses patrióticos de Chile es imposible construir un país independiente, soberano y popular.
  2. Por Popular entendemos un Gobierno que aplique medidas que respalden en lo concreto los derechos y deberes básicos de los pueblos y trabajadores de Chile, fomentando el desarrollo de los servicios sanitarios, educacionales, culturales, recreativos, alimenticios y urbanísticos tanto como de los derechos sindicales del mundo laboral. Los derechos básicos serán financiados constantemente por un plan de desarrollo industrial, agrícola y productivo en servicios trazados desde el Estado y sostenidos en base a los recursos naturales nacionalizados, y por tanto de las riquezas que estos significan. Esto es parte de la búsqueda de hacer nuestro país un Chile digno, Soberano y Popular.

El Nuevo Gobierno Patriótico Popular debe ser la expresión de las demandas recogidas de los diversos sectores nacionales, y por tanto debe plasmar en su programa ejes fundamentales de construcción, aplicación y fortalecimiento de medidas que lo hagan ser un centro de desarrollo de la Patria en su conjunto y que así se vea como un representante de las grandes mayorías del país.

Teniendo claro lo anterior, cabe preguntarnos ¿Cuáles son las principales tareas del Nuevo Gobierno Patriótico Popular? Esto lo responden las principales demandas y aspiraciones actuales de la sociedad, entre las cuales podemos nombrar:
  • Estado Plurinacional y Unitario: Redactar constitucionalmente el reconocimiento de un Estado plurinacional, donde las expresiones político-culturales de las naciones Mapuche, Aimara y Rapanui sean recogidas como derechos nacionales y que junto al pueblo chileno sean el sostén para la unidad en el proyecto de Soberanía y Liberación Nacional logrado, reconociendo a Chile como Estado Plurinacional y Unitario. Fomentar en la unidad y hermandad de los pueblos, haciendo de cada integrante de estos pueblos se sienta y sea parte fundamental de las tareas productivas, científicas, culturales, técnicas y militares en defensa del proyecto patriótico popular.
  • Recursos Naturales: Debe priorizar un programa patriótico de renacionalización del cobre, reconociéndolo como el ‘sueldo’ de Chile, promulgando un programa de confiscación en contra de las empresas imperialistas que extraen nuestras riquezas por pagos miserables o nulos al Estado. Además de la nacionalización de nuestros demás recursos minerales fundamentales como el litio, la plata, el uranio y el oro. También los bosques, la flora y la fauna acuática que han sido víctimas de la entrega vende-patria de los gobiernos neoliberales. Debemos priorizar la nacionalización servicios básicos y estratégicos como el agua, la electricidad (derechos irrenunciables de los habitantes de Chile) y combustibles, los que hoy son propiedad de empresas imperialistas españolas y estadounidenses que socavan nuestra soberanía e independencia.
  • Salud Pública: El sistema de Salud debe ser reorientado hacia el servicio público (es decir un derecho para los pueblos de Chile). Destinar una mayor cantidad de recursos para los implementos técnicos, medicamentos y personal que fortalezca el nuevo sistema gratuito, asegurado por el Estado de manera universal y que anule todas las concesiones hacia privados en la materia.
  • Educación: Levantar, desarrollar y promover una educación científico-técnica y popular que fomente el desarrollo en las esferas del arte y la cultura, el desarrollo industrial, la investigación científica y la valoración de nuestra gente por su independencia y el amor a su tierra y pueblos que comprenden Chile. Asegurar su gratuidad y calidad por el Estado, reconociéndola como un derecho desde la sala cuna hasta la Educación Superior, de carácter obligatorio hasta el final de la enseñanza media.
  • Fin de las AFP: Se debe confiscar los ahorros de los millones de chilenos que imponían en el robo legalizado de las AFP y destinarlos a un nuevo Fondo Solidario, es decir, que sea aporte proporcional empleador y el Estado, asegurando así un ahorro seguro para una jubilación digna, no como hoy en día donde se va reduciendo cada vez más la entrega del ahorro a los pensionados.
  • Pequeñas y Medianas Industria (PYMES): Crear un plan de desarrollo y fomento real de las PYMES, ya que estas en las actuales condiciones de Monopolio capitalista extranjero no tienen como sobrevivir a la competencia de las empresas importadoras de productos. Se debe crear un impuesto especial a los productos importados para poder dar posibilidad de existir y desarrollarse la pequeña y mediana industria nacional. Estas deben ser parte del programa económico de fortalecimiento productivo del país, ayudando además a ser fuente de empleos seguros.
  • Industrialización y desarrollo económico: Desde el Nuevo Gobierno Patriótico Popular se necesita una variedad de empresas Estatales, y otras de ayuda a las primeras que pueden ser mixtas y privadas, que promuevan:
  1. El desarrollo de la Industria Pesada para fomentar la producción de maquinarias y con ello la independencia económica desde el Estado, apoyándose en el intercambio tecnológico y científico con gobiernos que reconozcan nuestra soberanía y autodeterminación en el desarrollo económico para así elevar la calidad y la cantidad de la producción.
  2. Un plan de desarrollo y fomento empresarial hacia la pequeña y mediana producción, sobre todo en el sector de la empresa de servicios. Si bien esta industrialización será orientada según las necesidades nacionales que el Estado estime convenientes, se trabajara junto al plan para las PYMES que contribuya al desarrollo productivo a lo largo y ancho de Chile.
  3. La orientación de un plan de investigación y construcción de tecnologías modernas, tanto en las ramas productivas de la industria pesada como ligera desde un plan gubernamental, nutrido por científicos y técnicos que trabajen en esta tarea, y que puedan corregir la dependencia tecnológica e intelectual que tenemos hoy de las potencias extranjeras, utilizando el conocimiento actual como base para este proyecto.
  4. Un desarrollo Agro-industrial Estatal que ayude a superar las trabas productivas que nos impiden crear los suficientes excedentes alimenticios para bajar los precios de estos tanto en bruto como procesados para la población. Hacer del Estado un agente que fomente la producción agrícola y ganadera mediante planes hacia los pequeños y medianos campesinos, mejorando las condiciones de producción. El Estado debe hacerse cargo de predios de explotación agrícola, ganadera y de la piscicultura (crianza, pesca y procesamiento de peces y otros) para desarrollar la producción y crear empleos, asegurándose que los recursos en esta materia no sean monopolio de empresas imperialistas que afecten el desarrollo nacional en esta área.
  5. La creación de una división productiva de la crianza, pesca y recolección de nuestros recursos marítimos por parte del Gobierno Patriótico Popular. Aprovechando la ventaja geográfica de nuestras amplias costas donde debemos priorizar la explotación racional, planificada y fiscalizada de nuestros recursos, dando preferencia al consumo nacional asegurado por la creación de una flota pesquera industrial que sea el reflejo del desarrollo técnico y científico de la cría de peces, moluscos y flora acuática de consumo popular.
  6. Implementar una comisión de investigación y explotación de energías renovables, que vele por la explotación y aprovechamiento de las energías solar, eólica, mareomotriz y geotérmica del país. Buscando su aplicación de acuerdo al desarrollo científico-técnico que tengamos a disposición para tal tarea.
  • Prisiones y reclusos: Se debe reformular el sistema penitenciario en Chile, tanto en las estructuras destinadas para ello como en las condenas para los diversos crímenes cometidos. Esto consiste en buscar el pago del delito hacia la sociedad, no estando inmóviles en las cárceles, alimentados por financiamiento Estatal y profundizando la “universidad” del delito como es la prisión hoy en día. Se debe levantar centros de trabajo obligatorio para los reclusos, con un fuerte trabajo de formación laboral y obligatoriedad de producción para poder pagar la comida y la celda proporcionadas por el Estado, logrando así reinsertarlos a la sociedad. Solo deben ser encerrados en sus cuartos posteriormente de la jornada laboral en prisión. Crear divisiones productivas para los diferentes trabajos con un férreo control de la policía especializada para ello, con diferenciación y dureza de labores para los diferentes crímenes cometidos por el presidiario. El objetivo de este plan es formar a los presos para que puedan reinsertarse a la sociedad a través del trabajo, y no reproducir ni mucho menos empeorar sus anteriores conductas.
  • Telecomunicaciones: Debe levantarse una empresa nacional de telecomunicaciones que promueva la Independencia y Soberanía de nuestros pueblos a través de una formación cultural distinta a la pro-imperialista, neoliberal y embrutecedora que tenemos hoy. Necesitamos que se fomente la solidaridad, la creatividad y el trabajo como formas de dignidad humana.
  • Vivienda: La nueva política de vivienda y urbanismo debe estar orientada a la planificación racional de este derecho humano básico, construyendo en base a la calidad máxima de las viviendas y las necesidades de la población, buscando la cercanía al lugar de trabajo y trasladando allí a los nuevos habitantes para su mayor beneficio. Fomentar créditos bajos en la vivienda para las familias recién formadas. Y bajando o anulando las contribuciones cobradas, destinadas al terreno ocupado en lugares de baja o nula población nacional, siendo esto último en base a “hacer patria” en territorios bajamente poblados cuya ocupación, trabajo y desarrollo sean prioridad para fortalecer la soberanía nacional. El Estado, al igual que en la Salud y Educación, debe ser el sostén económico y guía fundamental de esta política, nutriéndola de las ganancias obtenidas de los recursos naturales nacionalizados y de las nuevas riquezas explotadas por el Chile Patriótico Popular.
  • Transporte Urbano Público y Ferrocarriles: Se debe Estatizar en su totalidad el transporte urbano de la principales ciudades (a excepción de los taxis y colectivos que son de propiedad individual) bajando las tarifas de pago y poniendo en marcha una tarifa nacional tanto para estudiantes como para la tercera edad, reducir la tarifa común a un precio accesible y de acorde con el sueldo mínimo acordado. Por otra parte el servicio de ferrocarriles debe ser rehabilitado, modernizado y fortalecido a través de un plan de inyección de recursos, monetarios, técnicos y administrativos que creen un servicio de unión de norte a sur en el país, dando facilidades a los pasajeros y que tenga una división especial para el transporte de materiales vinculados a la vida económica nacional.
  • Puertos, Astilleros y flota mercante: Se debe apoyar activamente la industrialización del país mediante el fortalecimiento del transporte marítimo, la creación de una flota mercante y pesquera con una fuerte presencia Estatal en su creación y en el plan de fortalecimiento, tecnificación y creación de nuevos muelles y astilleros, siendo todos los puertos de Chile propiedad Estatal; esto para nutrir un transporte que en un país como el nuestro tiene ventaja debido a las miles de millas marítimas que poseemos, conectando el territorio chileno continental entre sí y con nuestras tierras Antárticas e insulares.
  • Líneas aéreas civiles y comerciales: Se debe proceder a la inmediata nacionalización de LAN y otras empresas aéreas en pos del dominio hegemónico de una flota aérea de propiedad pública, que reduzca las tarifas de viaje y transporte de pasajeros y mercancías, aumente el control y fiscalización de la calidad en el equipo y personal, y de remuneraciones dignas a los trabajadores del servicio, ya teniendo el ingreso de pasajes y transportes en manos del Estado.
  • Fuerzas Armadas y de Orden Público: Se debe reorientar el objetivo, funciones y características de las Fuerzas Armadas y de Orden en un espíritu patriótico de soberanía nacional y defensa de los pueblos de Chile, removiendo y castigando según la ley nueva a los elementos de estas que se compruebe su complicidad o servilismo a potencias extranjeras o en crímenes de lesa humanidad contra los pueblos de nuestra patria. Implementar una democratización en el ingreso a las Fuerzas Armadas tanto en conscriptos como en cargos de Mando, manteniendo su jerarquía y profesionalización. Se debe priorizar en el desarrollo nacional e independiente de estas Fuerzas fomentando:
  1. Una Formación disciplinaria y patriótica en las fronteras nacionales, desechando cualquier entrenamiento externo por parte de países hostiles a los deseos de soberanía nacional, ya que esto solo socava nuestra soberanía y nos hace dependientes de otros Estados en la instrucción de estas instituciones nacionales de defensa.
  2. Producir los insumos armamentísticos, de suministros y transportes básicos para estas instituciones en Chile, trabajando en la modernización de los ya existentes y en la creación de nuevas tecnologías, buscando superar las trabas de dependencia a las potencias extranjeras, principalmente Estados Unidos. Asegurar la independencia de las Fuerzas Armadas y de Orden de los mandos foráneos que atenten a nuestra Soberanía.
  3. Eliminar las trabas económicas propias del sistema cuartelarío prusiano y clasista-reaccionario que impide ingreso a la Escuela de Oficiales y a otras secciones de las Fuerzas Armadas, a jóvenes que no tienen medios económicos para ello, pero que podrían desempeñar labores clave en la defensa de la Patria tras su inclusión, formación y disciplina.
  • Nacionalizar la Banca Privada: Uno de los mayores retos y deberes de un gobierno si se define Patriótico Popular es la nacionalización de la Banca privada, pues es una fuente de fugas de capital, de dineros generados por los productores nacionales y de los trabajadores expresados en ahorros, cuentas y créditos que al pertenecer al capital privado son de fácil perdida en la especulación financiera internacional y en los negocios de los banqueros que poco y nada les importa la vida y ahorro de los sectores populares, de los pequeños y medianos empresarios. Es por todo lo anterior que la Banca debe ser nacionalizada para poder acumular y distribuir todo el dinero nacional, estimar racionalmente los préstamos y créditos a trabajadores y PYMES, como de cuidar sus ahorros para no quebrar a quienes con esfuerzo han podido juntar ese dinero e invertirlo en el Nuevo Chile que debemos levantar. La nueva Banca Pública debe estar al servicio del país.
  • Relaciones Internacionales: La relaciones diplomáticas con otros Estados debe estar basada en el marco de respeto hacia la autodeterminación de los pueblos, independiente de los sistemas sociales que cada país tenga. Las relaciones internacionales del Nuevo Chile Patriótico Popular deben buscar la amplia amistad con todo país que respete la Soberanía e Independencia de Chile y su legítimo Gobierno Patriótico Popular. Es por lo anterior que nuestra tarea es cimentar esa amistad con quienes hoy buscan la autodeterminación y ayudan solidarizando con naciones que buscan caminos independientes a la economía neoliberal y la dominación imperialista, principalmente estadounidense. Con esos países buscaremos la mejor manera de aumentar el intercambio diplomático, comercial, tecnológico y científico en pos de fortalecer nuestro proyecto de Independencia Patriótico Popular.
Teniendo claro que los puntos anteriormente descritos en su espectro básico son expresiones de propuestas a poder realizar y que todas y cada una de ellas serán más o menos factibles en relación a la discusión y movilización que los pueblos den en las diferentes instancias, sumada a la fortaleza de las organizaciones políticas que posea para presionar al triunfo de las demandas, es muy necesario recalcar que lo profundo del proyecto patriótico popular de gobierno que buscamos lograr depende de los trabajadores y pueblos, NO del Parlamento cautivo de los intereses empresariales y anti-nacionales.

Desde el Partido Comunista Chileno (Acción Proletaria) PC(AP) sostenemos que estos 16 puntos básicos son de suma importancia para poder erigir un Gobierno Patriótico Popular exitoso, que pueda refundar y parir el Nuevo Chile que los trabajadores y pueblos necesitan, pues la ingobernabilidad neoliberal junto a la corrupción y robo desmedido de la minoría que dice “representarnos” no es más que la expresión del orden de los pocos privilegiados de nuestro país. Nuestra propuesta es de un Orden Nuevo, al servicio de las mayorías populares de la Patria, quienes haremos de esta tierra un lugar digno donde vivir, crecer y construir Chile.

Esta gran tarea cae en los hombros de los millones de hombres y mujeres, de los trabajadores y pueblos que quieren un Chile digno, soberano y próspero. Es por esto que desde el PC(AP) estamos comprometidos con esta noble labor de llevar a Chile hacia la reafirmación soberana de los pueblos, expresada en un Gobierno Patriótico Popular que apunte a la segunda independencia de la Patria.



¡TODO PARA CHILE, CHILE PARA EL PUEBLO!


Secretariado Político del Comité Central
Partido Comunista Chileno (Acción Proletaria)
PC(AP)

25 de junio de 2015


sábado, 30 de mayo de 2015

Una Reflexión Necesaria

Eduardo Artés B.
Primer Secretario
Partido Comunista (Acción Proletaria)
PC(AP)
En medio de la descomposición acelerada del sistema político neoliberal chileno, del reclamo evidente de las amplias mayorías del país, particularmente de los trabajadores y demás masas populares, el gobierno minoritario y descompuesto de la mal llamada y peor parida “Nueva Mayoría”, en concomitancia con sus socios neoliberales, la “Alianza por Chile” o fascistas nostálgicos, tiemblan, buscan con desesperación una tabla de salvación.

Al acuerdo por arriba, a espalda de los intereses del país y de los pueblos, expresado en el nuevo ministerio y en los “anuncios” que hiciera el 21 de Mayo Bachelet, todo para tapar la podredumbre del sistema que administran de acuerdo a los intereses de los grandes grupos lumpen-empresariales.

Debemos agregar la escalada brutal de represión desatada por las fuerzas policiales, según ordenes precisas del Gobierno, de la presidenta y sus ministros contra las diversas manifestaciones populares, huelgas, tomas, cortes de ruta, etc. que ha dejado heridos, detenidos, siendo por lo brutal, cobarde el del estudiante Rodrigo Avilés el más impactante.

El gobierno NO puede, ni tiene como pasar como neutral y hacer recaer solo la responsabilidad por la represión en Carabineros, estos claros que son responsables, existen para reprimir, esa es la miserable tarea que deben realizar en favor del capitalismo, de las leyes reaccionarias empezando por la Constitución fascista del 80, pero sin duda actúan en total concordancia con la presidenta, ministro del interior y demás empleados del capital fundamentalmente imperialista desde La Moneda.

Para mal de los neoliberales, nada hace efecto, el Movimiento Popular está en acenso, el reclamo de Asamblea Constituyente Autoconvocada y de Gobierno Patriótico Popular. Está creciendo y vislumbrándose como la autentica y única salida desde el punto de vista de los intereses de las mayorías, para superar la podredumbre reaccionaria. Las manifestaciones son cada ves más grandes y variadas en su composición, se multiplicándose en todo el país.

Así como promete grandes posibilidades a las masa el actual escenario político del país, también y con mucha nitidez, en las últimas movilizaciones, particularmente del día 28 de mayo, a aparecido un peligro con letras MAYÚSCULAS, el que vía provocadores, infiltrados, utilización de lumpen y expresiones autoreferentes pequeños burguesas, tienden a reemplazar con expresiones de radicalismo individual, lumpenezca de pequeños grupitos el papel de las masas.

No es necesario ser muy perspicaz, para entender que estamos frente a una maniobra de inteligencia mayor, vía gobierno, C.Í.A. u otros, o de todos ellos, tendientes a desvirtuar la lucha popular y a abortar lo más pronto posible la posibilidad de instalar un Gobierno Patriótico Popular que reclama la realidad.

Para los COMUNISTAS, es decir para PC(AP), está más que claro que no solo es justo, sino que además necesaria enfrentar a la represión policial, hacerla retroceder, la autodefensa de las masas movilizadas no solo es natural, es totalmente legitima; en esto NO hay dos lecturas, pero MUY distinto es cuando se está en presencia de lumpen, el que a ojos vista, son tratados con guante blando por la policía, a diferencia de los verdaderos luchadores sociales.

Los asesinados, heridos y detenidos en estos años de la fraudulenta “vuelta a la democracia”, por cierto en los dos gobiernos de la Bachelet son trabajadores, Mapuche, pobladores y estudiantes, NO lumpenes ni individualistas, que desprecian a las masas populares y sus formas de lucha.

¡Ni con lumpenes podrán abortar el camino revolucionario tras un Gobierno Patriótico Popular y una Asamblea Constituyente Autoconvocada!