miércoles, 12 de agosto de 2015

La necesaria y totalmente posible refundación de Chile: ¡Tarea de cientos de miles, de millones de habitantes de Chile!

Eduardo Artés Brichetti
Primer Secretario
Partido Comunista (Acción Proletaria)
PC(AP)
Hoy no existe área del desenvolvimiento económico, sea este industrial, extractivo, de servicio u otros que no esté en manos del capital imperialista.

Según estimaciones conservadoras, cerca del 90% del capital empresarial está directa o indirectamente en manos imperialistas, estas van desde la banca pasando por los fondos de pensiones y de salud (AFP, ISAPRES), diversos niveles de la gestión (o negocio) educativo, desde la enseñanza básica, media y universitaria y/o superior, construcción de viviendas, funciones policiales o de “seguridad”, empresas de transporte de valores, público, de carga aérea, terrestre y marítima, cárceles privadas, puertos, etc. etc.

Todo lo cual acompaña la explotación y apropiación por parte del capital extranjero imperialista, de los recursos naturales como el cobre, litio, bosques, ríos, mares, etc.

La realidad da cuenta de un cuadro dantesco que dibuja, hasta donde Chile, hoy por hoy, NO es independiente y, por el contrario, es una importante fuente de riquezas de las metrópolis imperialistas, particularmente del imperialismo yanqui.

La oligarquía criolla funciona, se mueve y engorda como un apéndice del capital imperialista, por lo cual, ninguna de sus expresiones políticas (todas neoliberales), la “alianza” (UDI-RN y colgajos) y la “nueva mayoría” (PS-PDC-PR-PC-PPD y satélites) son, en estricto sentido, representantes de Chile, de los trabajadores y pueblos que habitamos el país, por el contrario, son SIRVIENTES del capital extranjero, a ellos sirven y se someten.

Esto explica el grado de descomposición y fraude en que viven y realizan sus gestiones desde el gobierno, parlamento, municipalidades, etc.

El venderse y colocarse bajo el imperialismo es un acto de profunda corrupción, y marca a fuego, para siempre a quienes lo hacen, y los coloca, sin vuelta atrás, en la vereda de los enemigos de los pueblos y trabajadores de Chile.

Las amplias mayorías coinciden que es necesario la superación social y estatal de Chile, que la corrupción al por mayor, que cruza a todas las reparticiones estatales, junto a las aberrantes desigualdades sociales (Chile es hoy uno de los países con mayor desigualdad social del mundo), ya no sólo irrita y tiene en el descrédito a los neoliberales, sino que reclama su superación estructural, de fondo.

Las movilizaciones y luchas diversas en intensidad, formas y componentes lo demuestran a gritos, al respecto estimamos que son del todo necesarios los siguientes elementos, para lograr los objetivos de una Asamblea Constituyente Auto-convocada y un Gobierno Patriótico Popular:
  1. Desenmascarar la falsa división introducida en el seno de las masas populares del país por los neoliberales de la “alianza” y la “nueva mayoría”. Ambas agrupaciones neoliberales y pro-imperialistas son contrarias a los pueblos y trabajadores de Chile, tanto cuando concuerdan o entran en diferencias.
  2. Producir la más amplia unidad, integración y movilización en todo sentido, de quienes formamos parte del país, sin sectarismos ni razones subalternas, sólo deben quedar fuera aquellos que tengan las manos manchadas de sangre popular, aquellos que actúan como agentes de los imperialistas y grandes explotadores.
  3. Impulsar las diversas formas de lucha popular (huelguista, callejera, ideológica, cultural e incluso electoral, cuando la circunstancia lo aconseje), siempre colocando el centro en la masividad, que la misma sea un elemento integrador y de atracción para las mayorías del país.

Hay que valorar a las personas no por el pasado político, por haber sostenido tal o cual postura política errada e incluso anti-popular, lo que importa es cómo reacciona frente al combate por la refundación de Chile, Patria nueva, por un Gobierno Patriótico Popular.

La consecuencia, valentía y entrega en el combate por la superación social, la soberanía popular y estatal debe ser el punto principal de unidad y valorización en el seno de los trabajadores y pueblos de Chile.


La lucha para lograr las transformaciones que exigen los tiempos, que demandan los trabajadores y pueblos, es de grandes proporciones, enfrenta a enemigos imperialistas poderosos que saquean y corrompen el país, que súper-explotan a la clase obrera y masas populares.

Es imprescindible movilizar a cientos de miles, a millones de habitantes del país, sin lo cual NO habrá refundación de Chile, Patria nueva y menos, por cierto, SOCIALISMO.






1 comentario: