lunes, 20 de agosto de 2018

La Drogadicción: Enemiga de La Vida, del Pueblo y La Familia







----------------------------------------------------------------------------------------------------------------


La drogadicción nace por la falta de esperanzas en la vida, en no saber cómo solucionar los problemas que tenemos, y que hoy en día, nuestra juventud busca evadir, consumiendo lo que sea que pueda hacerles olvidar la vida que llevamos. Se busca dar una solución desde el individualismo, a un problema que afecta a todos. Se busca en la autodestrucción, una la salida, en vez de asumir junto a sus iguales la solución y construir una vida digna.

La droga y el alcoholismo son el cáncer de la clase trabajadora, es la mayor carga que nuestra gente debe soportar cuando un miembro de nuestro grupo familiar o de amigos cae víctima de estos vicios; el robar a su propia familia y vecinos, llegando a traficar y matar por seguir consumiendo. Esto lleva a arruinar sus vidas, perdiendo parejas, amigos y familiares, terminando enfermos y aislados de sus vecinos, siendo una carga para quienes aún les quieren y tienen esperanzas que cambiarán. 

Nosotros queremos que ninguna madre vuelva a sufrir por un hijo drogadicto, o que muera por sus efectos; no queremos que ningún padre, amigo o hermano vuelvan a extrañar a un ser querido. Porque son hijos de los trabajadores, los que sufrimos día a día malos sueldos, alta cuentas de agua, luz y telefonía, horas perdidas en la locomoción y que al final del día queremos compartir con los nuestros una vida feliz, para nosotros y para nuestra gente, y no ver como muchos de nuestros hijos, hijas y hermanos mueren por esta dura y miserable condena. No queremos más las drogas en nuestra población, porque ellas son enemigas de la vida, del pueblo y la familia trabajadora. Nosotros queremos lejos a los que venden droga, queremos sanos y salvos a los que hoy son víctimas de ellas.


LA DELINCUENCIA: CAMINO CORTO A LA RIQUEZA, LA PRISIÓN Y MUERTE.


Nuestra juventud cada día ve que sus padres no les alcanzan el dinero para vivir dignamente, a pesar de que trabajan en lugares lejos de la casa y que poco tiempo pueden dedicar a la familia, no se recompensa con sueldos dignos. Por otro lado, la televisión y su publicidad nos meten en la cabeza a cada instante que debemos ser exitosos, teniendo cualquier artículo de lujo que nos muestre distintos o superior a nuestros vecinos, familiares y amigos. Para algunos hijos de nuestro pueblo, buscar la solución individual y alcanzar la riqueza fácil los hace juntarse con maleantes y asaltar a su propia gente, robando el esfuerzo de años de trabajo y el sueldo de otro trabajador o pobladora, muchas veces golpeando o matando para lograr quitar ese bien deseado.

Nosotros creemos que este flagelo lo debemos parar, porque no es posible que estemos siendo víctimas de nuestra propia gente, que independiente que sea o no de nuestra población, nacieron en condiciones similares a las nuestras, en poblaciones  hacinadas, en calles mal hechas y con falta de servicios básicos, como la salud, la vivienda y la educación, pero aun así, nada justifica el robo, la violación y la muerte de otro trabajador, estudiante o pobladora, para robar un celular, una billetera, un auto, negocio o lo que sea. A nuestro pueblo se le respeta, ¡a nuestro pueblo no se le roba!

La solución no está en la evasión de consumir drogas para olvidar nuestros problemas, tampoco está en robarle a nuestro propio pueblo, haciéndonos enemigos de los trabajadores, de la gente honrada, que quiere vivir dignamente y tranquila. La vida fácil es barata para quienes entran, pero es difícil salirse, porque antes se cae preso o muere baleado y no tranquilo de viejo y con la familia. Porque esas son las consecuencias de una vida de drogadicto, ladrón, narco o pandillero: la muerte y la decadencia, no hay más futuro para quién busca en el sufrimiento ajeno la solución a su vida. 

Nosotros creemos que la solución está en la participación y unión con nuestra gente. Querer profundamente a nuestro pueblo, que son al fin y al cabo nuestra familia, amigos y vecinos.


LAS DROGAS Y LA DELINCUENCIA: AMIGAS DE LA REPRESIÓN, LA CARCEL Y LA MISERIA.

Las drogas y la delincuencia, son los mejores aliados de la represión policial, porque con ellas justifican la intervención en las poblaciones, la represión a las huelgas sindicales y las justas luchas poblacionales por la vivienda, salud y educación digna. También son aliadas de la cárcel, de la privación de estar libres y al lado de nuestros seres queridos y con ello de la miseria, de no poder ayudar a nuestras familias, empobreciendo la casa y abandonando a quienes nos necesitan.

Sin las drogas y la delincuencia en nuestras poblaciones, no habría como justificar también la presencia de quienes buscan frenar el cambio social y la Refundación de Chile. Porque es verdad, nosotros creemos firmemente que bajo el Chile que vivimos hoy, es imposible mejorar la vida de los trabajadores, y combatir de verdad a estos flagelos de nuestro pueblo como lo son las drogas, el alcoholismo y la delincuencia. Solo un Chile Nuevo y Popular, donde los trabajadores y pueblos tengamos las riendas de nuestro destino, puede hacer justicia por las miles de víctimas de la drogadicción y la delincuencia, solo un Nuevo Chile puede reeducar a los miles de hombres y mujeres que han caído en desgracia y que hoy son solo sombras de los hijos, hermanos y amigos que alguna vez fueron. 


LA SOLUCIÓN PARA LA DROGADICCIÓN Y LA DELINCUENCIA ESTÁ EN:


1.-Fortalecer los clubes deportivos fomentando la vida sana y el respeto a nuestros compañeros y amigos. Que desde pequeños los niños aprendan a compartir y respetarse, tanto entre ellos, como a los mayores. Hacer que fraternizar sea nuestro tiempo libre en el barrio, no alcoholizarnos ni drogarnos.

2.-Participar en los sindicatos y limpiarlos de las personas corruptas que pudieran estar Necesitamos trabajadores que sean leales con sus compañeros de trabajo y que quieran ganar más beneficios para ellos y para sus familias, sólo un trabajador sano puede ser un trabajador leal con sus compañeros. Nunca robar en los sindicatos ni drogarse, esto solo ayuda a ser más sometidos y menos organizados.

3.-Organizarnos y limpiar de la corrupción, fortaleciendo las organizaciones vecinales, gestionar las plazas y juegos públicos al servicio de la vida sana, de la recreación de nuestras poblaciones y no centros de ventas, consumo de drogas o puntos de robo, donde muchos cuando vuelven del trabajo, evitan pasar para no ser asaltados. La población debe ser segura y los vecinos deben asegurarlo con su unión e imponiendo su respeto.

4.-Asamblea Constituyente y Nueva Constitución. Sin una Nueva Constitución para Chile, es imposible tener salud, vivienda y educación asegurada como base para tener una vida digna, un empleo seguro y una familia unida y sana donde poder crecer. Si no luchamos por que nuestros hijos y hermanos tengan acceso real a la atención médica, a una educación que les de oportunidades o a viviendas dignas sin hacinamiento, se nos hará muy difícil combatir a la droga y la delincuencia que se alimenta de nuestra falta de derechos, y que consume y tienta a los jóvenes que no ven salida a los problemas que vivimos. Bajo la Constitución que tenemos hoy, ningún derecho está asegurado, solo el trabajar precariamente y vivir todo lo malo que conocemos día a día.


¡Únete a quienes queremos una población digna, con los trabajadores seguros y la juventud sana! ¡Fortalece las organizaciones donde nuestro pueblo asiste, límpialas de la corrupción y con eso combatirás a las drogas y la delincuencia!



No hay comentarios:

Publicar un comentario